El mercado

Me encantan las mañanas de bullicio.

Despertarme temprano, e ir a solas al mercado.

Ya no es lo mismo…

Pero el recuerdo de ese ajetreo de gente madrugadora, que vive con otro horario, cuyo día está ya en la mitad cuando tú te levantas … Esa camaradería que existe entre los vendedores de fruta, verduras, carne, pescados… todos se conocen y se ayudan, a esas horas no hay rivales, sólo compañeros. Después el cafetín en el pequeño cuarto al que llaman cafetería, donde las risas y las conversaciones sólo acaban cuando llega el primer cliente.

 

 

Me encanta el mercado…

Ojalá algún día vuelva a revivir como antaño.

 

                                                                   MªJo

 

Categorías: Sin categoría

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *